El árbol de Diana

jueves, junio 01, 2006

El Caleidoscopio

Y con esa especie de caleidoscopio entre sus dedos va incrementando su nerviosismo por tener en sus manos la magia de saberlo todo. Sin embargo una sola cosa ocupa su mente, lo que las pasadas noches no le ha dejado a penas dormir.

Durante días ha andado sin conocer dónde iban a parar sus pasos, como cualquier otro enamorado que duda entre si su deseo es correspondido o no. Últimamente se ha mostrado tenso, incómodo y susceptible. Le es difícil ser él mismo si mientras habla ya está anhelando que ella conteste lo que quiere oír. Esa inseguridad del no saber qué está pensando Luz, qué siente, cómo le recuerda si no está a su lado… Esa ansiedad que distorsiona la interpretación que hace a través de los sentidos y ya duda de si se está ilusionando irracionalmente con esta historia.

En este instante Luz duerme y él, junto a la mesita de noche, desconoce qué va a pasar en los siguientes minutos, segundos… Acerca el cilindro a sus ojos y observa allí al fondo la sonrisa más bonita del mundo, la más feliz de todas. Una sonrisa magnífica llena de ilusión y promesas. Y él queda atónito mirándola, paralizado, aguanta la respiración…

- ¿No duermes cariño?- dice una voz dulce que le devuelve de pronto a la oscura habitación- ¿Qué estás haciendo?

- Te miro.

2 Comments:

  • Tia...muy bonito, creo que no es necesario que diga nada más.

    Besos

    By Blogger Andrea, at 9:46 p. m.  

  • no me vengas ahora con q eres romanticona q ya nos conocemos...jijijiji
    Muaaaaaaackssssssssss

    By Anonymous Anónimo, at 12:40 a. m.  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home