El árbol de Diana

martes, abril 11, 2006

Entrevista con la vampira

Últimamente llevo varios procesos de selección y me he tenido que chupar un montón de entrevistas de trabajo. Hay cosas que me gustan o que con el tiempo he ido apreciando, pero en general me hartan.

Me gusta ver cómo se comporta la gente, qué es lo que te cuentan y cómo mienten a veces. Todo lo que les pregunto me lo explican encantados. A veces sólo les dejo hablar porque no me ha dado tiempo a mirarme mucho su currículum, o simplemente lo voy hojeando mientras hablan. Prefiero mirarles a la cara, pero el pasar las hojas me tranquiliza. Entrevistando he aprendido a no sentirme obligada a llenar los silencios: tú marcas los tiempos y ellos esperan. No te examinan a ti, tú eres la entrevistadora. Antes me ponía nerviosa, me daba la sensación de que me estaban analizando, que ellos eran los que me iban a dar el aprobado o suspendido, qué iban a decir “qué mierda de entrevista” Jajaja. Ahora me lo creo un ratito.

Yo hago las entrevistas en castellano, por supuesto, porque me expreso mejor. Cuando alguien me responde en catalán varias veces me siento un poco incómoda porque el catalán es la lengua de la administración y en el trabajo debería hablar todo en catalán. Pero me da igual: yo soy la entrevistadora, y de siempre el entrevistado es el que tendría que cambiar a la lengua del que lo va a contratar. A mi me la trae, apuesto por el bilingüísmo porque si nos entendemos que cada uno hable en el idioma que se le de mejor. Por eso hoy no me ha dado la gana cambiar de idioma y hemos estado media hora hablando en catalán y en castellano. Mi jefe estaba en el despacho de al lado, no sé si estaría al tanto…

Luego hay otras cosas que odio. Resulta que tú haces tu pedazo selección, y llega y ves una tía que va genial para un puesto. Pero quieren tener tres personas para elegir, y te falta alguna, así que tienes que andar buscando a alguien de relleno, que también te gusta, pero sabes que no cogerán a esa persona, sino a la otra.

“Yo soy educadora social, no estudié para hacer entrevistas” pienso. Pero joder, entonces tampoco soy pedagoga, ni psicóloga, ni relaciones públicas, ni administrativa, ni todas esas cosas que nos toca ser en un momento dado porque es parte de nuestro trabajo. O sí… Porque la Educación Social tiene un poco de todo.

Así que a diario estoy aguantando a algún listillo o listilla que quiere ir de sabelotodo, o meterme mil bolas, o a aquella persona que está asqueada del trabajo de educador y me lo cuenta en la entrevista (¡qué fuerte!), o a aquella otra que ha ido esta misma mañana a mil entrevistas de mil cosas diferentes (¡¡y también me lo cuenta!!), y un largo etcétera de personajes…

En fin, que pena damos todos cuando buscamos trabajo y qué poco se puede demostrar lo que valemos en media hora…

2 Comments:

  • No me disguta nada, nadita eso de hacer entrevistas de trabajo, pero...me haces a mi tu una?
    bicos-petonets-muxus-besos

    By Anonymous Anónimo, at 12:09 a. m.  

  • Que razon tienes: que poco se puede demostrar en media hora.... En fins... Besicos :**

    By Anonymous sergio, at 9:08 a. m.  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home