El árbol de Diana

domingo, marzo 16, 2008

2:29 a.m.

Venía caminando hacia mi casa, después de salir a tomar algo y no coger el metro en el último enlace. Tenía las manos frias, pero con la caminata a paso constante había perdido el frío. Eso y los pájaros cantando, me ha recordado cuando en las noches de verano vuelves a casa de fiesta cuando ya está amaneciendo. Pero no es verano, ni son las 6 de la mañana. Me acuerdo: son las 2 y veintipico, justo ahora hace dos semanas acababa de nacer mi sobrino. Y los pájaros cantando... Es verdad. No sé si os había dicho alguna vez que los pájaros de mi calle cantan de noche. Y viven conmigo en una selva de mar. Mientras camino voy pensando en esto y te echo de menos.

2 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home