El árbol de Diana

lunes, febrero 06, 2006

Historias de los famas y los cronopios

Nathi es una viajera que pasó por mi casa (su casa), mi familia, mis amigos, mis penas y alegrías, y en definitiva por mi vida. Durante este tiempo me ha ofrecido su amistad, su filosofía y su constante alegría y buen humor. Se va y me deja muchas cosas, entre ellas este extracto de Julio Cortázar de su libro "Historias de los famas y los cronopios" Dice así:

"Cuando los famas salen de viaje, sus costumbres al pernoctar en una ciudad son las siguientes: Un fama va al hotel y averigua cautelosamente los precios, la calidad de las sábanas y el color de las alfombras. El segundo se traslada a la comisaría y labra un acta declarando los muebles e inmuebles de los tres, así como el inventario del contenido de sus valijas. El tercer fama va al hospital y copia las listas del os médicos de guardia y sus especialidades. Terminadas estas diligencias, los viajeros se reunen en la plaza mayor de la ciudad, se comunican sus observaciones, y entran en el café a beber un aperitivo. Pero antes se toman de las manos y danzan en ronda. Esta danza recibe el nombre de "Alegría de los famas".

Cuando los cronopios van de viaje, encuentran los hoteles llenos, los trenes ya se han marchado, llueve a gritos, y los taxis no quieren llevarlos o les cobran precios altísimos. Los cronopios no se desaniman porque creen firmemente que estas cosas les ocurren a todos, y a la hora de dormir se dicen unos a otros: "La hermosa ciudad, la hermosísima ciudad". Y sueñan toda la noche que en la ciudad hay grandes fiestas y que ellos están invitados. Al otro día se levantan contentísimos, y así es como viajan los cronopios.

Las esperanzas, sedentarias, se dejan viajar por las cosas y los hombres, y son como las estatuas que hay que ir a verlas porque ellas ni se molestan. "

Nathalia se identifica como cronopia, y reafirmo que lo es. Además os aseguro que oirla hablar de los cronopios y las esperanzas con ese acento suyo argentino... no tiene precio.

Me dejó tan encantada con su historia que he querido homenajearla a ella y a nuestro tiempo juntas con este otro extracto:

"Los famas para conservar sus recuerdos proceden a embalsamarlos en la siguiente forma: Luego de fijado el recuerdo con pelos y señales, lo envuelven de pies a cabeza en una sábana negra y lo colocan parado contra la pared de la sala, con un cartelito que dice: "Excursión a Quilmes", o: "Frank Sinatra".

Los cronopios, en cambio, esos seres desordenados y tibios, dejan los recuerdos sueltos por la casa, entre alegres gritos, y ellos andan por el medio y cuando pasa corriendo uno, lo acarician con suavidad y le dicen: "No vayas a lastimarte", y también: "Cuidado con los escalones". Es por eso que las casas de los famas son ordenadas y silenciosas, mientras en las de los cronopios hay gran bulla y puertas que golpean. Los vecinos se quejan siempre de los cronopios, y los famas mueven la cabeza comprensivamente y van a ver si las etiquetas están todas en su sitio."

Hasta siempre Na! Tienes las puertas de mi casa abiertas pero ya sabes que seguirá igual: desordenada y tibia con los recuerdos sueltos entre alegres gritos...

4 Comments:

  • Bueno, pero algo bueno tendremos los famas, no? jejeje

    By Anonymous Anónimo, at 2:26 p. m.  

  • No me he enterado de nada, pero lo volveré a leer cuando este menos empanao....

    By Anonymous Sergio, at 5:00 p. m.  

  • Soy un cronopio en toda regla :P

    By Anonymous Sergio, at 8:54 a. m.  

  • Manu: lo que tienen de bueno los famas es que son igualmente felices ;)

    Par: ya lo sabía... :D

    By Blogger Diana, at 12:23 p. m.  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home